Noctéglicos El Litoral.com

Archivo de Noviembre de 2008

A fe ciega

Lunes, 24 de Noviembre de 2008

I
“Creer para reventar”, “creer es reventar” ¿tal será la implicancia final de la fe poética? y ¿será algo más que esta suerte de infantil reformulación intertextual de la vieja antinomia? Reventar es un verbo un poco atroz ¿no?; pero creer es grave y expansivo. Claro que yo desligaría la creencia en tanto verdad de la cosa; pensemos en creer en el arte, por ejemplo, no en la terrible búsqueda metafísica.

II
Alguna vez tropecé con una hermosa observación del genial opiómano Samuel Taylor Coleridge. Decía el autor inglés de la “Biografía Literaria” que a los escritos poéticos es necesario darle “una apariencia de verdad suficiente para originar esas sombras de la imaginación, esa suspensión deliberada y momentánea de la incredulidad que constituye la fe poética”.
“Suspender la incredulidad”
es una bella idea que está implícita, creo, en toda observación del arte. El artista quiere convencer, persuadir, involucrar; uno, más o menos conscientemente, quiere verse seducido, transportado, sumergido, interpelado; como en estado de embriaguez por eso que se nos muestra.

Leer el resto de la entrada »

Geometría básica

Lunes, 17 de Noviembre de 2008

I
El día es una línea de puntos con una curva y una muertecita dulce. La línea y el punto pueden hacer avanzar o retroceder la curva, que a veces deseamos y otras deseamos ignorar. La curva puede ser el mediodía, una noticia o melodía, el pelo de una mujer que cruza una esquina, la mirada de un nene. La curva quiebra el día y lo arroja, a otras latitudes, dispersamente, a nuevos puntos cardinales.

Leer el resto de la entrada »

Bochorno del día interminable

Lunes, 10 de Noviembre de 2008

Leer el resto de la entrada »

Último crédito para el héroe noctámbulo

Lunes, 3 de Noviembre de 2008

“Luego, un día, empecé a escribir, sin saber que me había encadenado, de por vida, a un amo noble pero despiadado. Cuando Dios nos ofrece un don, al mismo tiempo nos entrega un látigo, y éste sólo tiene por finalidad la autoflagelación”
T. Capote (1)

I
En “Moisés y el Monoteísmo” (1938), Freud, con prosa exquisita, discute el rol de la religión en las sociedades; numerosas veces alude a la obra “El mito del nacimiento del héroe” (1914), de su otrora discípulo Otto Rank. Las dificultades en la concepción y el parto; la anunciación de la venida; las enemistades que asimila éste (el héroe), desde antes incluso de su llegada, se reflejan en la denominada “teoría tipo”, allí elaborada.

Sobrevuela a aquellas condiciones para la heroicidad, basadas fundamentalmente en mitos tradicionales (y por extensión relacionadas con la noción de héroe en cualquier circunstancia), una misma consideración general sobre los grandes hombres: aquellos que se destacan, que se imponen, que consiguen modificar el curso de las cosas (Un héroe es quien se ha levantado valientemente contra su padre, terminando por vencerlo, ha escrito el célebre Sigmund). Lo que sobrevuela es la naturaleza esencialmente trágica de su existencia.

Leer el resto de la entrada »