Noctéglicos El Litoral.com

Archivo de Julio de 2008

Un pretexto molecular

Lunes, 28 de Julio de 2008

I
Mil páginas, cientos de literaturas, incalculables ensayos habrán tratado la materia que implica la ardua tarea del comienzo de un texto. Bástenos ignorarlos en su inmensidad: es preferible, quizás, la experiencia atravesada que la cita distante y altiva. Así, el recuadro que puede recorrerse ahora deviene de una constante meditación que, en tanto lector y en tanto cronista, forjo para mí mismo, en parte nacida de la admiración de los otros.

Leer el resto de la entrada »

Ternario a espaldas del hombre maduro

Lunes, 21 de Julio de 2008

-Dice la mente: Miralo a ése. Tanto romper y ahora no puede sostenerse frente al espejo, atormentado por su propia decadencia…
-Dice el alma: Pobrecito, está destruido, él, que tanto nos minimizó y ninguneó, cuando era un bello animal de adolecer…
-Dice el cuerpo: Muchachos, no es así; es verdad que fui jactancioso, pedante, soberbio, pero está en mi naturaleza. Mi quimismo es incontrolable, máxime a ciertas edades; se los digo desde mí, desde mi carnadura de cuerpo, inclusive considerando el tránsito penoso que me queda por recorrer…
Leer el resto de la entrada »

Víspera de la fiebre

Lunes, 14 de Julio de 2008

I
De las piernas recalientes vienen. Nacen en la espalda en hervor. Cruzan la nuca de insólita temperatura, el pecho agitado, y se dejan decir, desde la boca pastosa y seca, las palabras ininteligibles que proferís en esta noche/ahogadamente.

Leer el resto de la entrada »

Luz del nombre

Lunes, 7 de Julio de 2008

I.
T. S. Eliot escribió alguna vez: “En la crítica, como en la poesía, los sustantivos son el cuerpo y los adjetivos su adiposidad”. Voy a permitirme, si no disentir, reflexionar en derredor de un tópico complejo atinente a la cuestión de la escritura: la relación sustantivo/adjetivo y/o nombre(s)/determinante(s).

El nombre-sustantivo puede ser, efectivamente, el cuerpo, la materia, la esencia del enunciado; pero el adjetivo, menos que “adiposidad” y más que adjunto y actualizador (según reza la gramática tradicional), es -permítaseme la figura- una suerte de luz que gradúa la intensidad del sustantivo y le da una naturaleza intransferible. Su rol es determinante porque completa la resonancia del nombre y, por extensión, lo hace único en la construcción del estilo del autor.

Leer el resto de la entrada »