Aclaraciones que oscurecen

Las nuevas normativas para los importadores no sólo obligan a mostrar transparencia ante la Afip, sino que también deben recibir el visto bueno de la secretaría de Comercio.

Importaciones. ¿Frenarlas a cualquier costo?

Félix Canale
fcanale@ellitoral.com

El jueves pasado el Consejo Consultivo Aduanero convocó a una reunión nacional de todas las entidades privadas relacionadas con el comercio exterior. El propósito fue aclarar aspectos de la nueva normativa dictada por la Afip (Resolución General 3252), que obliga a una Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI), previa a cualquier importación. Para muchos es una nueva traba a las compras externas.

Terminada la reunión quedaron más dudas que certezas. El resultado más elocuente, fue que la Unión Industrial Argentina, en menos de  24 horas, presentó ante Ricardo Echegaray, jefe de la Afip, un petitorio para que la normativa, que debiese aplicarse a partir del primer día de febrero, se prorrogue para una fecha posterior.

Formalmente la solicitud aduce la necesidad de estudiar con mayor detenimiento, por parte de los privados, los alcances y consecuencias de la norma. Pero entrelíneas puede leerse el temor de que tal instrumento quede en definitiva bajo decisión discrecional de funcionarios que revistan en áreas distintas a la Afip.

Instancias

La segunda lectura surge porque durante la reunión, los representantes aduaneros, encabezados por Siomara Ayerán, directora de la Aduana Argentina, presentaron la DJAI como una iniciativa para consolidar las importaciones en una ventanilla única, informatizada, que evite otras gestiones. Pero al mismo tiempo, advirtieron que si un organismo distinto a la Afip, cuestionaba la importación, la decisión final quedaba bajo responsabilidad de dicho organismo.

La conclusión es obvia: si un importador pasa el filtro de la Afip, no tiene garantía de que le permitirán la importación. No basta que los números encajen, sino que pueden intervenir criterios políticos que están más allá  de la transparencia y necesidad de la operación.

Hasta el viernes, la única oficina sumada al proyecto DJAI era la Dirección de Lealtad Comercial, que depende de Guillermo Moreno, cuya meta de gestión para 2012 (como responsable también del comercio exterior), es lograr un superávit en la balanza comercial de al menos 10 mil millones de dólares. Una de las estrategias de Moreno, para cumplir con tal propósito, es contener las importaciones a como de lugar.

Improvisación

El Litoral dialogó con distintos asistentes a la reunión del jueves. El resumen de esas charlas es que todos tenían más o menos en claro los alcances de las DJAI (aunque el formulario todavía no se conoce), pero nadie sabía cómo termina la película.

Algunos de los consultados confirmaron que los Bancos dejaron de expedir cartas de crédito para importaciones, hasta que no tengan instrucciones del Banco Central. No se cursarán tales solicitudes si previamente la declaración jurada no ha sido aprobada por Afip. El BCRA no se expidió sobre la norma DJAI, no se sabe cual será su posición definitiva, ni “la letra chica” de las instrucciones que cursara a la banca..

En declaraciones de prensa Ricardo Echegaray dijo que las DJAI son un instrumento de nueva generación y por ello se debe esperar un tiempo para ajustar su funcionamiento. La pregunta que se hacen los importadores es: ¿Se puede aplicar tal instrumento en plazo perentorio, si todas las piezas del sistema todavía no se han ajustado? Entre esas piezas, además de los Bancos, están el Senasa y Instituto Nacional de Alimentos que hasta el viernes no habían adherido a la norma.

Control

Los funcionarios aduaneros explicaron que la Afip resolvería sobre cada DJAI en 48 o 72 horas y que los restantes organismos involucrados tendrían un plazo de 10 días hábiles para aprobar u observar la petición. Pero la primera contradicción surge porque en su resolución, Comercio Interior ya estableció un plazo de 15 días hábiles para expedirse sobre cada caso. Públicamente, los responsables aduaneros desestimaron ese plazo. “Diez días son suficientes”, dijeron.

“La impresión que tengo es que algo falla en la sintonía con la secretaría de Comercio. Si Moreno dijo que son 15 días, no creo que ahora de marcha atrás y diga que son 10”, observó uno de los asistentes.

El propósito del despacho que conduce Moreno es claro. Explica que debe contar con tal información “con el objeto de realizar análisis tendientes a impedir que el mercado interno se vea afectado negativamente, ya que la importancia cualitativa y/o cuantitativa de las importaciones a efectuarse tiene la característica de impactar sobre el comercio interior”.

Del párrafo surge que más allá de las Licencias No Automáticas (que continúan vigentes y afectan aproximadamente al 14% de la importaciones)  la Secretaría de Comercio pondrá ahora la lupa sobre la totalidad de las importaciones que se realicen y podrá objetarlas, aún cuando cuenten con la aprobación de la Afip. En ese caso, ¿los Bancos deberán esperar la decisión de Comercio, antes de otorgar una carta de crédito?

Intervención

Para Marcelo Elizondo, ex presidente de la Fundación Exportar, “estamos ante un régimen de mucha intervención pero poca regulación, porque queda en manos de algunos funcionarios una enorme cantidad de poder para decidir sobre cada caso”.

En conversación con El Litoral el experto observó que la cuestión de fondo, para el gobierno, no es mejorar los instrumentos de comercio exterior, sino subsanar la escasez de dólares.

“Venía de un superávit comercial muy holgado, con una cuenta corriente de balanza de pagos también superativaria  que ahora está en cero, a lo que se sumó la salida de capitales en 2011. Por eso está tratando de restringir importaciones afectando la libertad y la comodidad de los importadores, poniendo distintos tipos de requisitos entre los cuales están las declaraciones juradas”.

Revisando números, Elizondo estima que alrededor de un tercio de las importaciones argentinas son bienes intermedios que se usan para la producción local. A esto agrega que la industria nacional está mostrando una cierto agotamiento de la capacidad instalada, por lo que necesita renovar su stock de bienes de capital y para tal renovación es necesario importar.

“Todavía no sabemos cuánto afectarán las limitaciones a las importaciones. Mi sospecha es que puede dificultar el proceso productivo, lo que su vez podría impactar sobre la actividad exportadora”.

Informe de la Cámara de Comercio Exterior de
Córboba a sus asociados sobre lo dialogado en
el Consejo Consultivo Aduanero.




Link a la página de la AFIP con información sobre las DJAI.



///

BREVIARIO

Autos
Aumentaron las ventas de automóviles en Brasil y esto es una buena noticia para las terminales argentinas. El resultado para la primera quincena de enero fue de 126,3 mil vehículos, lo que supone una mejora del 3,9% frente a igual lapso del año pasado. General Motors y Volkswagen empataron técnicamente en el primer lugar del ranking de ventas quincenales con un 21,1% de participación cada una (GM vendió solo 51 unidades más que VW). Fiat, el líder de 2011, fue tercero en el ranking con una participación del 20,4%. Informe de Abeceb.com. Archivo PDF.

Inflación
La inflación esperada por la gente para 2012 se ubica en 25%. El nivel de inflación percibido por el público en 2011 promedió  30%.La evidencia empírica indica que los agentes tienden a sobreestimar los aumentos de precios. Sin embargo, la brecha entre los datos del Indec y la percepción de la gente es demasiado grande para ser explicada solo por este fenómeno. Informe de la Universidad Católica. Archivo PDF.

Recaudación
La recaudación crece menos que la actividad económica. La recaudación tributaria nacional creció un 32% en el año 2011. Este fuerte crecimiento está asociado al ritmo de la expansión de la actividad económica. Sin embargo, más importante que el crecimiento de la actividad es que, debido a que la mayoría de los impuestos que recauda la AFIP están ligados a los precios, la alta inflación genera automáticamente aumentos nominales de recaudación. Análisis de Idesa. Archivo PDF.

Motos
Para el cierre de 2011, se estima que la cantidad de motos vendidas alcanzó 722.300 unidades, un 28,6% más que en el 2010. Las perspectivas para el 2012 son de crecimiento, aunque a tasas más bajas que en el finalizado 2011 El fuerte incremento de la producción local, llevó a que el aumento de las ventas haya sido cubierto principalmente con motos de origen nacional. Informe de Abeceb.com. Archivo PDF.

Dejar una respuesta