Blog Campolitoral El Litoral.com

Productores santafesinos presentes en el 18A

19 de Abril, 2013

En la capital. En la Plaza de Mayo santafesina un joven representó a los tamberos usando un viejo tacho de leche para hacerse oir

Miles de santafesinos participaron anoche de la movilización denominada 18A, durante la cual se realizaron distintos reclamos al gobierno nacional.

Tanto en la capital de la provincia como en ciudades y pueblos del interior, los productores agropecuarios estuvieron representados. Sobre todo los tamberos, uno de los sectores más golpeados por las políticas nacionales en los últimos años.

En Esperanza, cuna de la agricultura y centro de la cuenca lechera provincial, un ingenioso cartel exhibido en la plaza de la ciudad vinculó el escándalo del lavado de dinero atribuido a Lázaro Baez con el valor del litro de leche. “Un millón de litros de leche producidos son 400grs de Euro ¡Qué lejos estamos”, indicaba la cartulina escrita a pulso con fibrón negro.


Fuente: Esperanza Dia x Dia

En la Plaza de Mayo de la capital provincial, en tanto, entre los 8.000 manifestantes un joven ataviado como productor tambero hizo sonar un viejo tacho de leche en representación del sector.

En el norte de la provincia la protesta también fue ruidosa y además hubo reclamos con nombre y apellido. En Reconquista, más de 3.000 personas reunidas en la plaza 25 de Mayo se trasladaron hasta el Centro Empleados de Comercio, donde el jefe de la bancada oficialista de Diputados, Agustín Rossi, presentaba un libro de su autoría. “Allí hubo gritos y cantos contra su presencia”, relató el portal web de Radio Amanecer.

Hay más carne, pero se compra en cuotas

18 de Abril, 2013

Plan de pago. Una cadena de carnicerías de Capital Federal ofrece en sus locales pagar distintos tipos de carnes en cuotas (Foto: Diego Igal vía Twitter @papipoigal)

El último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (CICCRA), sobre la actualidad sectorial de marzo, indica que el primer trimestre de 2013 se produjeron 680 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna, es decir 6,9% más que en el mismo período del año pasado.
La totalidad del aumento de la producción se explicó por el crecimiento de la faena total, ya que el peso promedio de la res en gancho experimentó una caída de 2,0% anual (a 222 kg/res gancho). En términos absolutos, se produjeron 44.000 tn r/c/h más que en el primer trimestre de 2012.
También señala que la participación del consumo interno en la oferta total de carne vacuna habría llegado a 93,3% en el primer trimestre del año (+1,3 puntos porcentuales anuales), el guarismo más elevado de las últimas dos décadas, por lo menos.
En cuanto el consumo de carne vacuna, la CICCRA afirma que en marzo el promedio móvil de 12 meses del consumo per cápita se ubicó en 59,7 kilogramos/año y resultó 7,0% mayor al de un año atrás.

Mientras el precio al productor ganadero permanece congelado desde hace dos años, en la góndola se las ingenian para que el consumidor siga “convalidando” los precios que proponen las carnicerías.

En lechería ¿somos el hazmerreír del continente?

17 de Abril, 2013

El ránquing de países que hicieron crecer su producción lechera en la última década lo lidera Perú (+72%), seguido por Venezuela (+70%) y Bolivia (+63%).

Argentina, última con comodidad, prácticamente no modificó la cantidad de litros ordeñados desde 1999. Actualmente produce lo mismo que México (que una década atrás producía un 21% menos) y la tercera parte que Brasil, que durante el período aumentó la cantidad de litros un 63%.


Fuente: Milkpoint.com.br
Argentina, última con comodidad, prácticamente no modificó la cantidad de litros ordeñados desde 1999. Actualmente produce lo mismo que México (que una década atrás producía un 21% menos) y la tercera parte que Brasil, que durante el período aumentó la cantidad de litros un 63%.

¿Se sumarán los productores al 18A?

16 de Abril, 2013

Desde fuera del sector agropecuario le demandan a los autoconvocados del campo que aporten su participación al 18A.
“Sus campos y cosechas están en la mira para ser expropiadas”, dicen desde una organización denominada “Caceroleros Anti-K”.
También sugieren que la Mesa de Enlace no los defenderá ante un nuevo avance del gobierno.

¿Vos que opinás?

Nueva etapa: contenido todos los días

15 de Abril, 2013

Amigos lectores de Campolitoral:

Corren tiempos de vértigo informativo y a veces es imposible esperar hasta el sábado para ofrecerles un dato nuevo, a riesgo de que para entonces deje de serlo.

Al mismo tiempo, el cambio de paradigma que las redes sociales imprimieron al flujo de información nos ofrece otras posilidades. No sólo de convidarlos con primicias o noticias de estricta actualidad en tiempo real, sino con contenidos que inviten -por ejemplo- a la reflexión, el debate o el perfeccionamiento técnico.

Incluso, como no todo es rigor técnico, eficiencia y negocios, la hiperconectividad globalizada nos ofrece materiales -audiovisuales, sobre todo- para relajarnos y disfrutar. O para satisfacer la curiosidad por conocer la vida o el trabajo del productor agropecuario en otras partes del mundo.

Estos aspectos nos abren una inmensa puerta a un vínculo diferente con ustedes, nuestros lectores del papel o seguidores en la web.

Desde hoy, por esta vía esperamos ampliar nuestra tarea informativa y diversificar los contenidos de Campolitoral para ofrecerles un producto renovado. Serán Ustedes quienes dirán si vamos por el camino correcto.

¿Las últimas fotos de la sequía?

22 de Agosto, 2009

 

El arroyo Golondrina cruza la ruta 98, entre Vera y Tostado. Hace meses que está completamente seco, como la laguna La Loca, La Tigra y casi todos los cursos de agua de los Bajos Submeridionales. Ni siquiera hay un poco de barro o algún charco “salteado”.

Un informe del INTA Reconquista, que ya tiene algunos meses, sigue siendo una buena herramienta para comprender el impacto social y productivo de esta larga etapa de sequía.

Brevemente, repasamos el resumen que hacen los técnicos del INTA (el trabajo completo se puede leer aquí).

- La sequía actual es la más grave desde 1960 y se suma a cinco años consecutivos con precipitaciones por debajo de la media.

- Las dos últimas campañas agrícolas fracasaron y dejaron sin financiamiento a las cooperativas de productores para encarar los cultivos de invierno y la nueva siembra de los granos gruesos.

- Hay familias de productores (sobre todo los más pequeños) que enfrentan dificultades para resolver su sustento diario.

 Es que es muy difícil sostener un esquema productivo en este paisaje desértico.

Los pronósticos climáticos anuncian que es muy probable que este escenario cambie. Por eso, en el título nos preguntamos si son las últimas fotos de este ciclo de sequía. Explican que se viene un año “Niño”, con lluvias intensas en la primavera y en el otoño. Esta es la base meteorológica en la que se apoyan los mercados para adelantar una muy buena campaña agrícola en la Pampa Húmeda.

La situación del norte es más extrema. Aquí el agua se necesita para ”reconstruir” las redes productivas y aliviar el sufrimiento de los animales y la gente.

El apogeo y la crisis de “los fierros agrícolas”

13 de Julio, 2009

 

Por Gastón Neffen - gneffen@ellitoral.com

La semana pasada viajamos a San Vicente para contar la crisis que atraviesa la fábrica de cosechadoras Bernardín, una de las pocas marcas nacionales clásicas que todavía resiste.

En el marco de ese trabajo estuvimos repasando la historia de Senor y Boffeli (también en San Vicente), Rotania y Magnano (en San Francisco), Araus (Noetinger), Susana, Vassalli Fabril (Firmat) y Giubergia (Venado Tuerto), entre muchas otras firmas.

Lo interesante es que encontramos un aporte muy relevante para comprender cómo surgió esta industria. Qué dificultades encontró para competir con las empresas extranjeras. Qué aportes hicieron los industriales argentinos al desarrollo tecnológico de este sector (la cosechadora automotriz y el cabezal maicero, por ejemplo).

Y también qué debilidades estructurales (insumos caros, sobre todo el acero, problemas en la escala y la forma de organización de las fábricas, entre otros cosas) caracterizaron a los talleres y fábricas nacionales de cosechadoras, tractores y sembradoras.

El trabajo lo escribió Damian Bil que es licenciado en historia y se llama “La industria argentina de maquinaria agrícola (1870-1975): evolución y problemas de su desarrollo”. Se puede leer on-line aquí.  

En realidad se trata de una investigación “en proceso”, porque Bil también está haciendo una Tesis de Doctorado sobre este tema (con beca del Conicet, en el Instituto Gino Germani UBA). Lo que nos parece interesante es que este trabajo se distancia de la tradicional mirada “nostálgica” y “romántica” sobre los pioneros nacionales de esta industria, y analiza los procesos económicos e históricos que afectaron a este sector con la metodología de las ciencias sociales.   

En esta nota del diario Crítica de la Argentina, Bil también relaciona la crisis actual de las fábricas de implementos agrícolas con los problemas históricos y estructurales del sector.

¿En el tambo alcanza con hacer las cosas bien?

1 de Julio, 2009

Adelanto de la redacción de Campolitoral

 

Si el negocio lechero sigue en rojo, el tradicional tambo que la familia Pairetti (en la foto Víctor, Roberto y Fede Pairetti) tiene en Estación Clucellas, Santa Fe, podría sumarse a la larga lista de establecimientos lecheros que se cierran.

No se trata de un tambo chico. Roberto Pairetti (37 años) administra un establecimiento que produce 5.300 litros de leche por día, y podría estirarse hasta 7.000 litros si los números acompañaran. Pero no lo hacen, Pairetti asegura que están perdiendo entre 25.000 y 30.000 pesos por mes (contando las amortizaciones). “La sangría” de capital la aguantan con el negocio agrícola, pero es una alternativa que no se puede sostener “ad infinitum”.  

Con buena genética y una infraestructura en muy buen estado (el tambo se modernizó en 1998), Roberto armó un rodeo lechero que venía produciendo un promedio de 26 litros de leche por animal. “Ahora, las vacas están dando 23 litros porque tuvimos que reducir algunas proteínas en la alimentación (por ejemplo pellets de soja)”, admite Pairetti, con algo de bronca “Es un pecado bajar la calidad de la dieta justo en el momento en que las vacas convierten mejor la materia seca en leche”, reconoce. 

El campo se lo arrienda a valor soja a su padre. Aquí hace alfalfas, maíz para silo y trigo. El 80 por ciento de la alimentación depende del silaje y la suplementación. Las pasturas a campo complementan ese esquema. “De esta forma logramos una mayor estabilidad en la producción de leche durante todos los meses del año”, aclara Pairetti.  

Sin embargo este aceitado planteo lechero está en crisis. No es fácil notarlo cuando uno visita el tambo. Los tractores y los mixer trabajan a “full” para llevar los silos y forrajes a los distintos potreros. El guachero se nota cuidado y prolijo. Las distintas etapas de recría están claramente distinguidas (por corral) y hay una dieta bien diferenciada según las necesidades de cada vaquillona.

Pero en un tambo hoy parece que ya no alcanza con hacer las cosas bien. No es nuevo. Lo vienen diciendo los productores lecheros hace rato. Este sábado, en la edición impresa de Campolitoral, vamos a explorar a fondo el caso de la familia Pairetti. Es un muy buen ejemplo para entender cómo se ha complicado el negocio lechero en estos últimos meses.    

  

El peso electoral del campo

29 de Junio, 2009

Es posible que las elecciones legislativas del fin de semana pasado no sólo sean recordadas por la crisis de la hegemonía kirchnerista, tal vez herida de muerte, aunque en política nunca se sabe. Lo interesante es que pueden ser un punto de inflexión en la consideración política de la agenda del campo.

Este sector de la sociedad recuperó “peso estratégico” en la balanza de electoral. Hace un año y medio, el argentino medio, el que vive en las grandes ciudades, sólo tenía una mirada borrosa y confusa del campo. La que se puede tener desde la ventanilla de un auto cuando uno va de una ciudad a otra a más de 120 km por hora.

Ese escenario fue cambiando en todos estos meses -de reclamos y protestas- y eso se sintió en la campaña. Los políticos hablaron del agro en sus discursos, intentaron seducir a los cuadros de las entidades rurales y se preocuparon por plasmar una plan para el campo. Además, a partir del 10 de diciembre, el agro va a contar con 11 legisladores nacionales (10 diputados y una senadora) en el Congreso.

Es una muy buena oportunidad para que la Argentina analice con mayor profundidad cuáles deben ser los ejes de su desarrollo y su perfil agroindustrial, el molino que hace girar a toda su economía.

El campo necesita con urgencia un plan para la ganadería y otro para la lechería (dos sectores jaqueados por “la seca” y la falta de precios). Además, lo mayoría de los políticos de las provincias agropecuarias insisten en que es necesario volver a debatir la cuestión de las retenciones. Más allá del porcentaje de este polémico “derecho de exportación”, es clave encontrar un esquema redistributivo más federal y equitativo de estos recursos.

Esto debería ser lo más importante, más allá de la derrota del kirchnerismo, que los dirigentes rurales -y los productores- festejan porque el gobierno los confrontó bajo la lógica binaria “amigos-enemigos”.

El ocaso de la ganadería

17 de Junio, 2009

Por Gastón Neffen

 

Esta foto la tomamos con Federico Aguer, en la costanera de Corrientes, un rato después de que terminara la jura de los grandes campeones Braford, en la exposición que todos los años se hace en la Sociedad Rural de esa ciudad.

Mientras tomábamos mate y comíamos chipá (del bueno, eh), nos pusimos a organizar las entrevistas que acabamos de hacer con varios de los referentes del negocio ganadero (cabañeros, veterinarios, productores y vendedores de insumos).

La versión digital de nota, que escribió sobre todo Federico -debo reconocer- la pueden leer acá: “Un clásico de la ganadería”.

Pero en la costanera de Corrientes nos quedamos pensando en varias cosas.

En primer lugar, es cierto que la producción de carne atraviesa el escenario más delicado de los últimos tiempos. Sequía, intervenciones y precios pisados, liquidación de vientres y recesión en la economía global.

Julio Busso, productor y asesor de cabañas, nos lo resumía en tres líneas.  “Los ganaderos chicos y medianos se están descapitalizando. No tienen más remedio. Mandan todo a faena, bajan la cantidad de animales por hectárea y compran menos toros”, nos explicaba. Cualquiera puede verlo si se da una vuelta por los campos del norte santafesino (para dar sólo un ejemplo).

Juan Baqué, director ejecutivo de la Asociación Braford Argentina, nos decía que lo más complicado es la sequía. “En realidad la situación económica y política ya estaba planteada, más abajo no se puede ir”, afirmaba. 

La otra cara de la ganadería es el notable crecimiento genético, que estuvo muy bien representado en la pista de la Sociedad Rural de Corrientes (participaron 42 cabañas de 11 provincias argentinas).

Las cabañas están exportando embriones y semen más allá del Mercosur, a países como Ecuador, Colombia y Venezuela. Además se están estrechando los lazos con las asociaciones de criadores de Brasil (el mayor productor mundial de carne), Paraguay y Uruguay; para homologar un Braford de esta región.

El futuro de la producción de carne en esta zona del Mercosur parece imparable (a pesar del huracán en contra). Un tercio del rodeo argentino ya está en los campos del norte (Corrientes, Formosa, Santiago del Estero, Tucumán, etc.).

Los ejes de este desarrollo son las razas sintéticas (Braford y Brangus) que garantizan adaptación a las condiciones más rústicas y buena aptitud carnicera. También las pasturas megatérmicas o subtropicales (Gatton Panic, Brachiaria, Panicum Coloratum y Mijo Perenme, entre muchas otras) que permiten aumentar la carga animal por hectárea.

No es poca cosa. Sobre todo porque hay que recordar que el mundo va a necesitar mucha más carne. Los especialistas en seguridad alimentaria advierten que la abundancia terminó y que nos encaminamos a un escenario en el que los recursos alimentarios y energéticos van a ser mucho más escasos.  

En este sentido, es muy interesante la nota que salió en la última revista del National Geographic en español: El fin de la abundancia, la crisis alimentaria global.

Pero para los ganaderos, el gran dilema parece ser cómo aguantar hasta que vuelva a salir el sol, o hasta que pase el invierno y vuelvan las lluvias.