Blog Campolitoral El Litoral.com

Archivo de Diciembre de 2007

El tambo pasó a la acción

Martes, 11 de Diciembre de 2007

Para el gobierno nacional que asumió ayer, comienza la profundización del cambio. Para el sector tambero, después de la reunión de San Francisco ya nada es igual.

Así, el primer piquete con el que debe lidiar la flamante presidenta proviene del sector menos combativo de la historia: el tambo. A partir de las 6 de la mañana de hoy, las plantas lácteas de Sancor, Williner, Verónica y Saputo fueron bloqueadas por productores que impiden la salida de los productos lácteos.

Hasta ahora, la protesta se lleva adelante de manera pacífica, encontrándose los productores en grupos de 20, 40 o más de 100 de acuerdo a la industria, permitiendo la entrada sólamente de las materias primas, tal lo acordado en la Asamblea de San Francisco.

De esta manera se concreta la protesta planificada y aprobada en la multitudinaria asamblea, en la que casi 3.000 tamberos plantearon su bronca y manoseo al que dicen ser sometidos por parte de la industria y el gobierno nacional.

Mañana será el turno de la provincia de Córdoba, en donde se esperan medidas de la misma tónica, en lugar a confirmar.

Los tamberos, conocedores como nadie de la importancia que sus establecimientos tienen en las economías regionales, parecen ahora dispuestos a mostrar los dientes por una lucha en la que está en juego mucho más que un par de centavos por litro.

Ellos pelean por la supervivencia misma de la activiadad, la que, de continuar en este camino, temen que pase a manos de los mega tambos manejados por grandes corporaciones que manejarán el precio a discreción o, peor aún, avizoran un futuro en donde la Argentina tenga que liquidar sus vientres y termine comprando leche a un precio mucho mayor.

Ellos trabajan en esta actividad de toda la vida, algunos por mandato familiar, y ese legado de amor a las vacas los motoriza a hacer algo que no están acostumbrados: producir menos.

Los productores ya elevaron sus propuestas superadoras al gobierno, las que no fueron escuchadas. Veremos si bloqueando las industrias pueden torcer el rumbo a favor de los intereses de la producción.